El internet de las cosas como se le conoce desde su aparición, hace aproximadamente unos 30 años atrás, nació con la finalidad de hacer más cercanos los elementos que manejamos cotidianamente e interactuar con ellos teniendo como herramienta a la tecnología, buscando facilitar las diferentes labores en casa e incluso en el sitio de trabajo.

Este fundamento inicial del internet de las cosas, da fortaleza a los objetos que la contienen, y originan lo que hoy día se conoce como la casa inteligente siendo esta incluida dentro de este renglón y permitiendo dar una visión futurista del hogar al observar que todo se conecta con tan sólo contar con  los insumos necesarios para hacerlo y que hoy día la mayoría de los aparatos o equipos que tenemos o llevamos a casa lo poseen. 

Es así como vemos lavadoras, televisores, licuadoras, batidoras o impresoras y todo aquello que nos podamos imaginar que funcionen en casa, pues contando con sensores de wifi, pueden ser conectados a la red de internet de nuestro hogar y con ello hacernos la vida más fácil; en cuanto a las labores cotidianas.

La bombilla inteligente

En ese orden de ideas, las empresas de tecnología ha trabajado de manera muy ardua para cumplir a cabalidad en el proceso de satisfacción de las necesidades del hombre en esa materia, de tal manera que han surgido muchos elementos inteligentes, uno de ellos es la ya famosa bombilla inteligente, la cual tiene muchas versiones, cada una mejor que la otra. 

Bajo ese parámetro podemos apreciar en el mercado bombillas inteligentes que emanan diferentes tonos e intensidades de luz, también las que permiten el ahorro interesante de energía eléctrica y más recientemente se pueden apreciar en las estanterías las bombillas con sensores especiales que captan el movimiento de las personas. 

Las bombillas con estos dispositivos de alta factura tecnológica se constituyen en un artefacto que contribuye al ahorro sistemático de energía, pues se activa como lo hemos dicho con el movimiento, además de ser un elemento que ayude a garantizar seguridad en el hogar al tener esa característica pues al encenderse con el paso de alguien, lo deja al descubierto.