Definitivamente el verdadero movimiento que ha transformado al mundo desde que hizo su aparición, es sin duda la tecnología, ella ha cambiado no sólo la manera de cómo se ven ahora las cosas más complejas, en sencilla, facilitándole a la humanidad su desarrollo en muchos aspectos a veces insospechados.

Estos cambios estructurales en el quehacer diario de las personas por parte de la tecnología, ha llegado a tocar el mundo religioso, tanto que a la iglesia católica se ha acercado de la mejor manera, pues en la actualidad se ha creado una especial aplicación de carácter gratuita la cual descarga a los teléfonos inteligentes el Santo Rosario. 

Según los entendidos esta novedosa aplicación se activa con tan sólo hacerse la señal de la cruz, y fue creada con el firme propósito de hacer que los más jóvenes se acerquen a la religión, y no sólo conozcan esta herramienta tecnológica, sino además tiene la finalidad de que quienes la puedan descargar recen y se aprendan  el Rosario.

Esta aplicación contiene una gran cantidad de elementos pedagógicos que facilitan el aprendizaje del Rosario, pues cuenta con una especie de guía bajo imágenes y de carácter auditivo exclusivo y personalizado sobre esta emblemática oración que forma parte de la religión católica. 

Se trata de “Click to Pray eRosary”, aplicación que te ayudará a estar con mayor atención sobre esta oración universal, ya que al contar con todo ese apoyo didáctico, será mucho más fácil no sólo aprenderlo, sino además comprenderlo en su esencia religiosa y motivará la devoción católica, mayoritariamente entre los jóvenes, quienes son los que manejan este tipo de tecnologías.

La aplicación “” da información a quien la usa de la cantidad de Rosarios rezados, o los que aún no se han completado; esta estadística también contempla el tiempo utilizado en cada oración y además cuenta con otros complementos como la contabilidad de los pasos, las calorías que se pueden quemar en determinados ejercicios, en fin un sinnúmero de accesorios que le hacen atractiva de todas, todas.