Siempre ha sido un trauma la visita al médico odontólogo, sin embargo la recomendación es visitarle al menos una vez al año, así nos han enseñado, pero pocas veces se cumple con ello y con los años, y no visitarle, se perjudican claramente nuestros dientes y cuando queremos recupéralos, en un alto porcentaje,  es ya muy tarde.

Pero no todo son  malas noticias, la tecnología ha echado mano de su accionar en esta rama de la ciencia médica, logrando avances significativos en esa materia, no sólo en lo que a prevención se refiere, sino que hay aportes significativos cuando se cree que ya no hay remedio.

Algunos de los aportes

Esta ciencia médica, se ha adaptado a los nuevos tiempos y se ha modernizado,  desarrollado técnicas interesantes, así como materiales y procedimientos mediante los cuales se pueden reemplazar las piezas dentales y algunos tejidos de soporte incluyendo el hueso que las sostiene.

Otro de los aportes de la tecnología a la odontología,  es la reproducción de las estructura anatómica de la boca y sus dientes, acción que se logra mediante la robótica, permitiendo con ello la exactitud, lo cual facilita la labor de los médicos en los análisis y por ende las intervenciones, de ser el caso.

Existe también el software conocido como el  “Cad Cam” el cual permite la impresión digital de las coronas para después colocarlas en boca de los pacientes; esto mejora el tiempo del paciente y por consiguiente del médico odontólogo e igualmente reduce la sensación de dolor.

Estos software que simulan de manera precisa la anatomía de la boca, garantizan que el proceso de intervención sea preciso, incluyendo su diseño, la elaboración e implantación, de manera que el paciente no sufrirá trauma alguno como sucedía en otrora

De igual manera, otro aporte está en la utilización los equipos de precisión como los microscopios electrónicos los cuales usados de la manera adecuada en la odontología,  son verdaderamente útiles en la búsqueda de bacterias que dañan los tejidos bucales, afectando la salud en esta zona del cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *