La inteligencia de las cosas o el llamado también internet de los objetos, no sólo está presente en los electrodomésticos de uso cotidiano como las lavadoras, secadoras, licuadoras, o en impresoras, en fin sino que en nuestro hogar propiamente dicho también lo está, y vaya de qué manera; pero ha sido tal su invasión en nuestras vidas que también puede ser apreciado en los vehículos que tenemos en casa.

En la actualidad cada vez más aparecen más coches conectados, es decir vehículos cuyo equipamiento tiene contemplado el acceso a internet, ya sea en una red doméstica de casa u oficina, así como también puede tener esa conexión por intermedio de un satélite.

Esta conectividad,  permite que el vehículo sirva de asistente del conductor, pues puede notificarle a quien está al frente del volante situaciones propias del coche, del punto de vista de su mantenimiento o equipamiento, así como enterarle de accidentes, velocidad e incluso al retroceder puede alertarle.

Estos coches poseen muchas otras cosas interconectadas, pero una de las de mayor peso funcional tiene que ver con las emergencias, pues al estar siendo rastreados mediante un satélite, este puede dar con su paradero de manera inmediata a la hora de un siniestro, bien sea un robo o un trágico accidente.

En el caso de los accidentes, los vehículos conectados tienen en la mayoría de los casos la posibilidad de generar una llamada de emergencia, la cual al momento de producirse activa el sistema de posicionamiento global (GPS) instrumento mediante el cual es ubicado de manera muy rápida.

¿Pueden los autos asistidos revelar datos particulares?  

Aunque no es realmente una novedad, pues desde comienzos del siglo XXI ya las diferentes empresas de las más grandes y reconocidas marcas de vehículos,  habían sacado coches con estos aditamentos tecnológicos de gran beneficioso, existe aún alguna resistencia por parte de los usuarios.

Una de las razones esgrimidas por los conductores de este tipo de vehículo está vinculada con el precio a cancelar por gozar de estos beneficios tecnológicos, pues al poseer un teléfono inteligente, este les provee de algunas de las cosas de avanzada que posee el coche.

Por otro lado, en la actualidad existe el temor por parte de los usuarios de desistir adquirir estos coches con asistencia por internet, por el temor, justificado o no, de que esta interconectividad pueda revelar datos personales, entre otras cosas de carácter particular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *