Ha sido una eterna lucha la que hemos vivido, en el sentido de buscar la mejor manera y la más efectiva para encontrar alguna herramienta que nos permita darle protección a un instrumento que cada día que pasa se ha convertido en un aliado como lo es nuestra memoria externa.

Los virus son su principal enemigo, sin embargo algunas veces le hemos dejado botado en algún sitio, y por su puestos es víctima de quienes les gusta quedarse con lo ajeno, pero el problema en realidad no es ese, sino que por alguna ocasión lo recuperemos, ya no tiene la información que necesitamos.

Por su condición de ser extraíble, puede sufrir múltiples accidentes, por esa razón te daremos algunos consejos para tratar de conservar sin que sea alterada y así proteger la memoria externa.

De las más comunes que conocemos está la saturación de los archivos, en ese sentido, lo más recomendable está en guardar toda la información en carpetas inidentificadas con nombres que tu puedas reconocer de manera inmediata.

De igual manera te sugerimos que no abuses de la capacidad, no guardes archivos grandes, ya que si necesitas en algún momento recuperar información, esta se hace más difícil de encontrar, además de perjudicar la vida útil de este dispositivo tan necesario actualmente.

Debes evitar en la medida de las posibilidades darle formato a tu memoria externa, es recomendable que guardes los archivos en otro disco o en tu computador personal, y luego borres la información contenida allí, pues el formatear también con el tiempo la afecta.

Estas acciones son convenientes también para los discos duros manuales, con la salvedad de que a estos, para hacerlos más difíciles de forzar, tienes la posibilidad de darles una señal para que de este modo evites que te plagien la información allí contenida.

Para darle contraseña al disco duro, existe una gran cantidad de software, los cuales te ofrecen miles de formas y maneras, de las cuales puedes elegir la que más se adapte a tus necesidades y de ese modo no sufrir por la posibilidad de perder los datos allí guardados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *