El vertiginoso avance que se ha producido en la  tecnología durante los últimos años, ha impactado de manera agresiva en todo el mundo, ya nadie concibe su vida sin al menos tener en su poder un dispositivo móvil con el cual estar conectado.

Esa dependencia, como si se tratase de un asunto de vida o muerte no estar conectado, es un asunto que preocupa a la humanidad, pues cada vez son más quienes hacen uso de la tecnología, más allá de que es uso sea de la manera correcta.

El complicación de esta adicción no fuera tal, si la padecieran solo los adultos, lo más preocupante es que cada vez son más los niños y los adolescentes, quienes están expuestos abiertamente a las herramientas tecnológicas, las cuales de no ser usadas correctamente pues son factor de perturbación de cualquier índole.

Qué se puede hacer

A raíz del aislamiento que viven sus hijos producto de la tecnología, se debe responder con inteligencia, antes que con castigos o prohibiciones, acciones que en ocasiones no tienen el efecto deseado.

Así  pues, por ejemplo en uso de la computadora se debe mantener bajo un horario y en el rol que le compete, es decir, para trabajar, investigar y comunicar. Otro uso como juegos u otros menos didácticos, le alimentan el ocio al muchacho, cayendo poco a poco en las redes.

Esto no quiere decir que se deba quitar o prohibir su uso, solo como ya se ha dicho, hacer un uso mesurado, el cual tampoco de ser un factor de perturbación sino por el contrario de entendimiento, para que el desapego vaya haciendo efecto.

En cuanto a cuál sería la edad en la cual el niño debe iniciarse en esto de las tecnologías y por tanto manejar sus propias redes, es impreciso, lo que sí es cierto que no debe ser muy temprano, ya que esto aceleraría la adicción y el aislamiento.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *