La configuración de los sistemas actuales de microcomputadoras y computadoras personales se debe a la combinación de una enorme revolución de procesos y tecnologías. Estos sistemas abren nuevas perspectivas en la utilización de servicios informatizados por parte de los individuos y las empresas.

Este tipo de computadoras constituye una poderosa herramienta de productividad con los adelantos en las utilidades y en los paquetes de software disponibles (procesos de textos, hoja electrónica, paquetes de gráficas, gestión de bases de datos).

Cuando se acoplan estas unidades a redes de otras computadoras (microcomputadoras y grandes sistemas), pueden ampliarse las aplicaciones y los servicios de las microcomputadoras y las computadoras personales locales hasta llegar a horizontes ilimitados.

El segundo paso consiste en aumentar el conocimiento, la motivación, la excitación y los niveles de energía de los directivos profesionales, de manera que conviertan selectivamente sus necesidades y aplicaciones en actividades basadas en la información utilizando estas herramientas de cálculo disponibles y asequibles.

Esto sólo puede realizarse siguiendo la secuencia de definir las necesidades; someter a prueba los diversos usos posibles; idear los datos relevantes y organizaciones lógicas; practicar con la utilización del teclado; verificar los diversos productos de software; formular unos procedimientos operacionales y de protección; y desarrollar cierto confort y competencia con las herramientas disponibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *